22 de septiembre de 2012

Esta es la vida...

Esta es la vida. Te despiertas con la mirada igual de siempre. Con tus preocupaciones de ayer y las que tendrás mañana. El cielo es azul al igual que el mar. Y cuando eras pequeño creías que el cielo era un espejo y reflejaba el mar. Respiras profundo al día que te enfrentas y agarras fuerza para lo que vendrá. Dudas si caminar o correr. Si reír o saltar. Vives una escena totalmente diferente, no es la misma de hace cinco años. Cuando jugabas con bicicletas por la colina. Ahora te presentas a un nuevo publico. Un publico que no entenderás a la primera y que no conocen lo que has vivido. Ya tus cuatro paredes no están y comienzas a construir un rascacielos de sueños. Nunca sabes donde encontraras el amor. Así que tomate un tiempo y espera. Toda esta saliendo bien. Al menos tan bien como debería. Esta es la vida, conquista el mundo que imaginaste cuando tenias cinco años y en el que hoy caminas. Deja la luz encendida pero no le temas a la oscuridad. Espero que te encante como te sientes en este momento. Esta es la vida, llena de atajos y desaciertos. En donde tropezaras muchas veces para que aprendas a levantarte. En donde tu corazón se dejara llevar por el primer sentimiento y lloraras hasta dormir. Pero despertaras con la fuerza que tuviste antes de que eso llegara. Donde te traicionaran y aprenderás. Donde te arrepentirás pero lo recordaras como la mejor lección. Donde llegara un momento en que tus amigos de la primaria, secundaria y preparatoria no los veras. Una carrera donde no todos llegaran junto a ti. Agárrate fuerte y no tambalees por la cuerda floja. Esta es la vida, llena de sueños. No tendrás todo lo que quieres pero si lo que necesitas. Donde aprenderás a ser paciente y tolerante. Esta es la vida donde llegaras a ser viejo, si fuiste un adolescente loco e inmaduro. Tomate tu tiempo y no te apresures por vivir lo que aun no es para ti.

21 de septiembre de 2012

Son amigos, Son tesoros...

Hoy amanecí con ganas de recordar los buenos momentos. Con ganas de pensar en lo mejor que me ha ocurrido. Llegué a la conclusión de que son ustedes esa ventanita a la felicidad. Que la risa es nuestro himno y los chistes nuestras oraciones. No olvidar nuestras manías ni los encantos de la vida. Son amigos, son tesoros, son los diamantes que guardamos en el corazón. Por esas llamadas a media noche y que contestamos con un "¿Qué paso ahora?" y cuando vemos llorar a ese compañero. "Cuando lo (a) vea lo (a) mato" dices sin pensarlo y una pequeña sonrisa logra salir de sus labios. Tal vez en el futuro ya no estén y eso duela todavía más. Pero te queda la satisfacción de que donde quiera que estén no las podrás olvidar porque las llevas en tu corazón.

14 de septiembre de 2012

Capitulo 1...


 Hoy se cumplen ocho meses desde que él se fue, y aun no sé por qué no lo he olvidado. Desde su partida no he sabido nade de él, ni una carta he recibido hasta ahora.
Cada noche recuerdo el día que se marcho; sus palabras eran hirientes hacia mí y repetía una y otra vez que me marchara de su vida, no se cual fue el motivo de aquellas palabras pero supo como alejarme de su lado. 
Voy caminando en dirección al “Locaut” la cafetería que se encuentra en el centro del pueblo. Se aproxima el invierno, las calles están frías, me coloco mis guantes y saco mi reproductor, colocándome después los auriculares. Subo todo el volumen a la música. Cruzo mis brazos por el frio que hace y cierro mis ojos mientras el viento toca mi cara. 
Llego al Locaut y abro lentamente la puerta; hay muchas personas aquí, miro como el humo sale de sus tazas de café, respiro profundo y camino hasta la barra quitándome los guantes un momento. Me siento en uno de los bancos, mirando el menú. Un chico se dirige a atenderme pero yo solo miro fijamente el menú—No se porque motivo quería ir yo al Locaut después de tanto tiempo—El chico espera unos segundos y me pregunta que voy a pedir, yo guardo silencio y vuelve a preguntar.
—Quiero un chocolate caliente para llevar—digo sin mirarlo.
El se mueve y escucho como el chocolate cae en el envase. En cuestión de un par de minutos lo trae, yo agarro el chocolate, le doy el dinero, sin ver quien era aquel chico que me atendió.
La última vez que había venido al Locaut fue una semana después que él se fue, con la ilusión de que estaría allí. Acontecimiento que nunca ocurrió. Era increíble todo lo que había cambiado. Camine hasta la salida mirando todo el nuevo aspecto del Locaut, pasando mi dedo índice por el borde del envase del chocolate.
Mis padres están de viaje, llegaran mañana en la noche, así que no me doy prisa por llegar a casa.
Al salir de Locaut miro como se estaciona Lisa Conde la chica popular de la secundaria, con sus clones. La miro de reojo y ella pasa por mi lado dándome en el hombro. Yo respiro y continuo caminando mientras cae la noche.
Lisa y yo crecimos juntas; hace un año éramos inseparable, pero todo eso cambio la última noche del verano, Tan solo no hubiese llegado a ese lugar, si no me hubiese quedado esperando a Lisa, tal vez si me hubiera ido con Sebastián. Si no hubiera estado allí esa noche, no estaría sintiendo esto. Desde ese momento todas las personas del pueblo me miran con desprecio antes era la niña linda de aquí, hoy soy como una amenaza. Me pongo a pensar si tal vez todo ese cariño era hipocresía. Como odio aquella noche.
Caminare hasta mi casa, estoy colocando la música al máximo, solo hay pocas luces en la carretera. La luz de un auto me refleja mientras camino. Me detengo y veo que es el auto de Mathius Copelman el líder de los chicos rudos y sigo caminado.
— ¡Nita, Nita! ¿Me harías un masaje en la espalda?—dice él con voz burlona y se ríen sus amigos.
Camino con cara de enojo, pero me persigue con su auto.
— ¡Oye! Me dijeron que lo haces muy bien—Lo secunda Facundo Larrá tocándose el cuerpo como si fuese una mujer.
Trato de subir más el volumen. Después de unos minutos insoportables se fue a alta velocidad.
Me desvío del camino a casa, dejando el camino más cerca para tomar el más largo. Mientras camino recuerdos vienen a mí a la velocidad de un flash. Me tiro en el suelo arrancando el césped con mis manos, en mi desahogo y la impotencia de ver como toda una vida perfecta se destruyo en una noche. Siento como si todo este tiempo camino en caminos de clavos. No me percato de que hay un vidrio puntiagudo y me hago una gran cortada en la mano izquierda. No creo que sea profunda pero el dolor es casi igual al que siento. La sangre se está vertiendo a lo largo de mi muñeca. Rompo un poco mi camisa y me hago una venda en la mano hasta llegar a casa, dejo la mano descubierta, camino rápido, pero sin desesperar.
Trato de no llorar y demostrar fuerza, mis pies están templando y el chocolate lo deje en aquel lugar en donde me corte. Pero no voy a decaer, me falta solo dos cuadras para llegar a casa y con mi mano derecha aguanto la izquierda. Mientras camino hecho la mirada hacia uno de los lados y observo con unos chicos se drogan. Por efecto involuntario me detengo, ellos al verme se desesperaron. Yo comienzo a correr lo más rápido que puedo.
Mi respiración está entrecortada, siento miedo de los que ellos pueden hacerme al saber que descubrí su secreto. Descubrir algo de alguien aquí es un pecado mortal. El dolor en la mano se me hace más fuerte, trato de seguir corriendo, siento que mis pies no dan más. Sé que viene detrás de mi así que no miro hacia ellos. Cruzo una calle diferente, corro por un callejo y salgo por otra calle. Me detengo a respirar un poco. Vuelvo a correr más rápido.

Creo que logre despistarlo, miro hacia tras y por los lados y ya no hay rastro de ellos. Me agacho y trato de respirar normal. Me siento en el suelo con las rodillas flexionadas, miro al cielo y vuelo agachar la mirada. Me levanto poco a poco y camino hasta la casa ya solo me falta unas cuantas casas.
Al fin llego a casa, me siento un momento en las escaleras de la entrada, miro el reloj y casi es media noche. Logra salir de mis ojos una lágrima, me la quito y me levanto con cuidado, la venda que me hice está llena de sangre. Abro la puerta, entro a casa y me devuelvo a cerrar la puerta con seguro. Me quito la chaqueta y la tiro en el suelo, camino hasta el botiquín de primeros auxilios. Con cuidado me quito la venda, me lavo la herida con alcohol y no puedo evitar gritar. Respiro profundo y me pongo una venda limpia en la mano.
Guardo los instrumentos y me siento en el sofá con las luces apagadas, cierro mis ojos y sin darme cuenta me quedo dormida.
Escucho un sonido agudo, repetirse varias veces. Finalmente me despierto y me dirijo a ver quién es en la puerta. Abro la puerta y no veo a nadie, hecho la mirada a los lados y no hay nadie, miro hacia abajo y veo una pequeña caja de regalo. La agarro pero al parecer es una broma porque no pesa nada. Se siente vacía.
En la caja dice que es para mí, pero no sale ningún remitente, abro la caja y encuentro un sobre. Hay unas palabras en claves, mi corazón se acelera, son las mismas palabras que Sebastián me decía, volteo el sobre y dice que viene de él.
Abro el sobre con cuidado y hay un escrito.
Con cuidado abro el sobre—aun no sé por qué pienso tanto para abrirlo—Está escrito en letras grandes P.I.A.P; sonrío al ver eso. Me siento más tranquila. Continúo abriendo el sobre. Ahora estoy muy desconcertada. No era lo que yo pensaba. Comienzo a leer.
Hola Nita. Se acerca la navidad y yo no podía dejar de decirte “Feliz navidad, adelantada”. Me imagino tu cara de sorpresa. Sonreíste al ver P.I.A.P al inicio del sobre. Ahora de seguro estas sentada leyendo esto muy extrañada.
Como él puede saber lo que estaba haciendo y como estoy reaccionando. Me conocía más de lo que yo pensaba.
Un momento no pares de leer. De seguro dirás ¿Cómo sabe el lo que hago? Te conozco esa sería la respuesta. Han pasado ocho meses desde que me fui. Fue un gran día verdad. Lleno de gritos, acción, y una triste despedida.
Yo no sé si lo quiera repetir. Por lo que escribe lo desconozco.


10 de septiembre de 2012

"El Secreto de su voz" Regresó...

Hace algún tiempo comencé a escribir una historia llamada "El secreto de su voz" la cual deje de escribir por razones personales y porque una pagina me había propuesto tenerla. Hable con personas importantes y me sugirieron que no lo hiciera. Pues puede ocurrir plagio o me la pueden quitar. Así que decidí terminarla para ustedes y seguir el consejo de esas personas. Aquí les dejo el prologo y el primer capitulo.

Prólogo

Natalie Fleming (Nita) es una joven de 17 años, estudiante del ultimo año de secundaria. Vive en un pueblo a las afueras de la ciudad de Doralut llamado Preestong. Su vida no es lo sumamente plena ya que vive con unos padres completamente despreocupados que frecuentemente viajan por cuestiones de negocios. Desde que tenia 11 años tuvo que arreglársela sola debido a la falta de atención por parte de sus padres, desde la fatal muerte de su hermano mayor Will Fleming. Con la ayuda de su mejor amigo Sebastián Harrison, pudo sobrellevar la muerte de su hermano; colocando en Sebastián todas sus esperanzas y preocupaciones. Pero se encuentra nuevamente insegura cuando Sebastián desaparece del pueblo sin dejar rastro, ni testigos. Sebastian es un joven de 18 años que enfrenta una vida basada en las malas decisiones. Pero aún así esta dispuesto a proteger a Nita de todo el mal que la asecha. El sabe que ella no es lo suficientemente fuerte como para saber la verdad de su vida, así que se las ingenia para que ella aprenda y descubra la verdad. Mat Sumiller es un joven de 17 años con una gran inteligencia. Al cual Sebastian escoge como mensajero entre él y Nita. Sin darse cuenta Mat se encuentra metido en, camisa de once balas y sin poder escapar. Pero tiene la única decisión, es ayudar a Nita en todo lo posible. Nita se vuelve más callada de lo normal cuando Sebastian desaparece y decide tratar de continuar su vida a pesar de todo lo que se dice de ella. Después de esa ultima noche de verano su vida cambio. Para todas, las personas, del pueblo ella es una mentirosa y una amenaza. Pero cayo en una trampa sin saberlo. Nita decide comenzar una nueva etapa en su vida. Pero justo en el momento que había pensado hacerlo recibe un mensaje de un numero desconocido. Ahí es cuando las piezas no comienzan a encajar. Después de haberse cumplido 8 meses de la desaparición de Sebastián, Nita se despierta por un sonido agudo que proviene de la puerta. Encuentra una caja para ella, sin remitente que contiene mensajes en clave. Con uno y cada uno de los secretos de Sebastian. En ese instante se da cuenta que se encuentra en un juego macabro del cual no puede salir.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...